24 oct. 2010

Galletas para llevar

1- Mejor dámelas! Yo lo hago.
2- Si para eso deje a aquella en la casa.
1- Si, pero también no manches.
Estas manejando y tratando de sacar esas cosas con la otra mano y, todavía ves que no puedes y ahí andas malabareando las cosas.
2- Yo por eso me voy a divorciar de tu madre. Para que ya nadie me diga que hacer ni como.
1- Aaaah! Queespantoclaroqueno!
2- Que? Y eso te afectaría?
1- Bueno, su separación me quitaría totalmente la fe en la institución que es el matrimonio. Así pues, mis futuras relaciones se verían afectadas ante mi actitud de:
"A donde nos lleva todo eso?
Cual es el propósito de seguir?
Cual es el fin de esta farsa, si el matrimonio no es otra cosa,
sino el inicio de un perecedero y sin sentido?!"
Tu sabes, lo clásico.
2- Entonces si te planeas casar?
1- ... Si. Por que no?
2- Para que una mujer te diga que hacer por el resto de tu vida, te quite tu autonomía y tengas que estar soportándola a tu lado por el resto de tu vida?
1- Exagerado.
2- Mm...
1- Mejor yo te doy las galletas... Quieres una?
2- Si. Damedamedame.
1- ... Ok

El sol caia implacable en las avenidas de la ciudad.
Llegaba al grado de evaporar de la mente, la idea de que era otra tarde de otoño.

6 oct. 2010

Vientos de Otoño

Estaba debajo de la flama.
Según esto, iba a esperar a una amiga en la explanada para vernos, hacia ya mas de un mes que no la veía, solemos platicar por Messenger, pero pues, ya tenia ganas de hablar con ella de forma mas personal.

También tenia un examen al día siguiente, me encontraba repasando mentalmente, bajo el cobijo de la sombra de la flama proyectada en la explanada, sobre el hecho de que precisamente, iba a quedarme mas tiempo en la Universidad exactamente el mismo día en que tenia que estudiar. Bueno, así se dio.

Aproveche pues tomar el libro y estudiar ahí mismo.
El día era inmejorable, las ráfagas de viento eran frías y recurrentes pero el sol calentaba.
Esa clase de días que me recordaban a las tardes en mi anterior y pequeña ciudad y a mi niñez.

Nos habiamos quedado de ver a las 2 ó 2:30 pm.
Eran las 2:04 pm.
No pasa nada, puedo esperar, seguí estudiando. Audífonos puestos, acomodado con las piernas cruzadas y apoyado en una columna. El viento seguia soplando arrastrando recuerdos de esos días mas tranquilos, pero ese no era el punto, ya eran las 2:36 en un abrir y cerrar del libro.

Unos minutos mas, solo un par de minutos mas.
Aunque debo admitir, que estar ahí, bajo la sombra de aquella estructura, me ayudo mucho en mi estudio, lugar tranquilo, fresco y sin mucha distracción mas que uno que otro histérico grupo caminando a mi lado de vez en cuando.

Me largo... 2:38 pm.
Ya en la parada de autobús.
Bueno, al menos ese si se que no me dejara plantado... Y ahí esta.
Sentado hasta el final, linea derecha, asiento de lado de la ventana.
Bueno, a casa... O no? Oh! Esperara gente. Ok, ok.

Ah! Esa chava esta muy bonita.
Que se siente a mi lado! Que se siente a mi lado!
Que se siente a mi lado! Que se siente a mi lado!
Que se siente a mi lado! Que se siente a mi lado!

Se acerca, se acerca... Si!
Miro, con disimulado desinterés hacia la ventana contraria,
mirando de reojo a mi lado, a la recién sentada dama.

Cabello oscuro y largo, juventud en su rostro y sonrisa con frenos.
De su mochila saca inmediatamente un libro. Grueso como solo ese mismo.
Tenia que ser académico. Lo hojeo un poco y se detuvo en una pagina. Se veían unos esquemas sobre los procesos realizados en los riñones, entre lo poco que pudieron constatar mis fugaces miradas al libro.

Tenia que estar en medicina.
El autobús inicia su recorrido.

Yo trato de no prestarle atención a la dama. Lo que ocupaba mas mi mente, mas que el hecho de tenerla a un lado, era el contenido del libro, se veía interesante... O al menos eso intentaba, para alejar del panorama la imagen de la joven y bella mujer de a un lado.

Y el autobús, seguía su recorrido, y con ello, los vientos azotando su interior.
A su vez, el libro de la chava, se movía al compás del aire.

Doy otra mirada. Batallaba para leer, una tarea de por si difícil en el camión para muchos, ahora complicada por el aire, que le volaba las paginas que intentaba estudiar.

Eeeen fin. Tomo un gran respiro.
Cierro la ventana del solitario asiento de adelante.
Ella deja de sentir el viento, voltea hacia la ventana, ahora cerrada
y por sobre su hombre, una esquiva mirada hacia mi.
La noto, pero no volteo, simplemente me vuelvo en mi asiento.
No se si era la mejor estrategia, minimizar su acción nerviosa sobre mi,
tratando de verme seguro y misterioso, un ser romántico y complejo.

El autobus continua su ruta y con ello, los vientos siguen azotando su interior.
Y, aun pero en menor medida, las hojas danzaban al ritmo de las corrientes, esta vez, entrando por la ventana contigua a mi.
En resignación, la joven toma el libro de manera firme con ambas manos.
El cual, efectivamente era sobre anatomía humana.

Si, tenia que ser estudiante de medicina.

Lo debía de hacer de nuevo.
De haberlo hecho nada mas una vez, lo que para mi era una acción heroica, se convertía en una mera cortesía. Lo debía de hacer de nuevo.
Eeeen fin. Tomo un gran respiro.
MJ - Mejor... ?
Desconocida - Si, gracias.
MJ - De nada.

Que seguía! Que seguía! Piensa en algo, algo rápido... Esta pasando el tiempo y...
MJ - Anatomía... Verdad?
Desconocida - Si, estoy en medicina. Y tu?
MJ - Biología. Que tal esta la carrera?
Desconocida - Difícil... Bueno, no esta difícil, es que lo que pasa; es que es mucho.
MJ - Una duda. Cual es el sistema endocrino? Orita en la mañana estaba con un compañero y salio de la nada eso, y ni recordábamos cual era. Creo que me dormí en esa clase de Anato...
Desconocida - (Entre risas) Hay! No recuerdo... No sabría decirte, es decir, vemos eso, en histología, pero no recuerdo... No sabría decirte.
MJ - Descuida, ya somos dos. Es que, de que teníamos bioquímica y estábamos viendo un tema, mi carrera es la de Lic. en Biotecnologia Genómica, y tratábamos de recordar cosas que ya habíamos visto.
Desconocida - Ah! Estas en esa carrera! Estaba entre mis opciones... O era medicina, o biotecnologia. Como te llamas?
MJ - Marcus... Y tu?
Desconocida - Ariadna
MJ - Un gusto.
Ariadna - Igualmente. Y... Vives por aquí?
MJ - Si, creo... La colonia se llama Cumbres Nevosos.
Ariadna - Ah... Yo vivo, mira... Por en donde esta el semáforo alla adelante, unas 3 cuadras adentro... Si, por que eso de que crees? Te cambias mucho de casa?
MJ - No, en realidad, es que tengo una pésima memoria. No se con que milagro he llegado hasta aca.
Ariadna - Ah, ok (Risas).
MJ- Eso si, me aprendi el nombre de esta calle, asi, cada vez que subo al camion es:
"Va para la avenida Cadena Montañosa?" Y ya me subo.
Ariadna - (Seguia sonriendo. Se notaba feliz, en verdad parecia que le estaba agradando) Lo se... Yo de que no sabia bien tomar los camiones y que rutas te llevan para alla. Y de que el primer dia me tuve que ir con un primo para alla. Por que no sabia como...
MJ - Suele pasar. Yo tambien estoy en las mismas, tengo poco de vivir por aca.

Seguimos platicando durante... Poco, mucho tiempo.
Acaso importaba? Le habia extendido la palabra a una bella desconocida, y mejor aun, habia una conversacion interesante, amena y consistente de manera improvisada y de la nada.

Ariadna - Aqui me bajo. Nos vemos.
MJ - Nos vemos.

Llegando a casa.
Ha iniciado sesion.
¡Tutun!

Amiga - Perdoname por siempre no poder haber ido.
MJ - Descuida, no te preocupes.