22 feb. 2014

The Joy of Sect

Invito a hacerse un Dios para sí mismos.

Que cada uno sea su Dios propio.

Que no haya Dios verdadero más que sí mismo y no haya ídolos de por medio, pero que exista el respeto y tolerancia hacia otros Dioses y credos porque, aunque sean falsos, debe haber tolerancia de creencias.

Propongo que se programen sus días de fiesta, que se instauren los sacrificios debidos y los ayunos necesarios. Que cada uno tenga su música ceremonial y su forma de rito, y que libro sagrado y de leyes sean escogidos.

Recomiendo que crees tu propio templo, tu lugar en el mundo en el que solo exista espacio para ti, el lugar en el cual no se permita otra ideología y que reine el rey por decreto divino.

Sugiero también que sus creencias evolucionen así como evolucionan los tiempos. Que lo que no haya servido en los primeros días cambie para mejorar y adaptarse a las circunstancias, porque lo que no se adapta perece y se corre el riesgo de cambiar a otros Dioses.

Deseo que se encomienden a su divinidad. Que entreguen su vida a él y que no se pierdan en el camino. Que lo amen y lo adoren, que sigan con él para el resto de sus vidas.

Les amo a todos, pero no les adoro.
Un saludo.