19 mar. 2015

No dejes que.

No lo soporto ya y pienso que, tú más que yo, no lo soportas más (o no deberías).

Con esto en cuenta, y a manera de huelga, dimito de sus bendiciones y de su presencia de manera total, pues, en su palabra misma ha dicho que tiene preferencia por los fríos por sobre los tibios, ya que a estos últimos, les vomitará de la boca en el final de los tiempos de la manera más despreciable (y también ambos sabemos que jamás, bajo mi estado actual, podré arder en éxtasis bajo su gloria).

De igual modo pienso que me es necesario. No puedo regocijarme en el Señor como ustedes, como aquellos o como los otros hermanos, mi estado de conciencia constante no me permite dejarme llevar. Verlos a ustedes, viendo algo que no puedo ver, sintiendo cosas que no podré sentir y afirmando cosas que no puedo asegurar, solo me alienan más y más de todo.

Quizás, y solo quizás, con el paso del tiempo, o no. madurez, o no, podría de nuevo llegar a la necesidad de algún camino de crecimiento espiritual... o no, y siendo este último el caso, es probable que dejaría ya al mundo espiritual de lado y en lo absoluto. Igual, al final del día es algo que también no sé.

Solo quiero que, al final, busques ayuda, una de verdad. Una con títulos y licencias colgados a sus espaldas, porque al momento en el cual llega la noche, cuando el pan ya ha sido partido, las alabanzas pararon de cantarse y cada quién está en el egoísmo de sus camas, en lo único que a veces llegas a pensar es en la bastedad de la tuya. Un vacío, lejos del reino, de su presencia, sin su perdón, gracia o misericordia. 

Quizás tu cambio empuje al de el otro, cuyo corazón también ha sido dañado, y se ha mantenido así desde aquéllas épocas. Es simple saberlo por algún comentario por ahí y alguna frase allá.

Solo les pido, y en mí inseguridad templada, sigan orando por mí, que espero seguir tratando de hacer el bien, en la medida de lo posible, siendo también esa idea misma la que me ha llevado a esta conclusión.

Siendo así mi resolución final, se despide del mundo sobrenatural, su seguro servidor. 


10 mar. 2015

Marcus J.K., "Bootylicious", en vivo, desde La Casa de Oscar Burgos

O "Mi segundo intento fallido de Stand Up"

¿Quién... quién de aquí estudió en la Autónoma de Nuevo León?
Levanten las manos... wow... wow... tranquilos.

Hay mucha gente de ahí... me encantó mi tiempo en la Universidad. Lo amé. Cada segundo. Cada instante... cada momento... de descubrimiento... ese ASSHOLE del maestro ese... todo era bello, eras tonto... excepto esas veces, sabes, ¿sabes esas veces? Esas veces íntimas... que solo querías... ir... y hacer tu cosa.

Ir al baño era un terror en la Universidad. Era casi una odisea, una aventura... solo hecha... para los suficientemente fuertes y bravos... como para tomarla. Digo, para algunos. Algunos fresas... consentidos... de entre ustedes tenían baños buenos... ustedes saben quiénes son... ahora mismo miran a uno de entre ustedes diciendo "Ese tiene cara de Mederos... seguro nunca tuvo hongos en el fundillo".

Te tenías que mentalizar de algo... a donde vayas... vayas a donde vayas... estará horrible. Ya sabes, eres nuevo aquí, no tienes idea... no! Va a ser horrible... será horrible... no te querrás sentar ahí... y alguien siempre... siempre... siempre... estará mirando cerca. 

Y estoy diciendo eso desde el punto de vista de un chico... uno tonto, pero de un chico... ni de hablar del infierno que debe ser ser chica en la universidad. Miraba a esa chica hermosa... era blanca... pequeña... de facciones finas... solo faltaba la música de coro; y era algo sacado de El Señor de los Anillos... lo juro.

Y estaba en FIME... FIME! Era como... una no simplemente se inscribe a FIME, ¿sabes?

¿Saben cuál es la peor parte? ¿Saben cómo sé que no tienen amigos ingenieros civiles? Porque me escucharon, rieron... y se creyeron lo que les dije de ser una chica en FIME.

Ser una chica en Ingeniería Civil era lo peor... lo peor... a menos que buscaras autoestima y ser solicitada.

Tenía un amigo... tengo... sigue vivo... el castorcito... esos mamíferos tienen más vida de la que uno querría... yo estudié en biología, con un balance hombres/mujeres... bastante adecuado... había a donde voltear vaya.

Algunas veces el iba a acompañarme a comer... era el forastero... y vaya que se notaba... el castor... se convertía en suricata... una jodida suricata. Se levatantaba... miraba alrededor... regresaba la mirada a la mesa... era solo una locura... y uno... uno no puede decir nada. Yo sé lo que se siente no ver algo de acción en días... he ido a campo... he ido de acampada. Puro fierro durante una semana... volviendo al punto, soy de Biología... no, volviendo al punto... 

Oh, los animales... soy un egresado de la facultad de Biología, Facultad de Ciencias Biológicas... y simplemente odio a algunos animales... ¿qué tan jodido debe ser eso? Odio a algunos animales... simplemente no puedo repararlo. 

Odio a esos perros castrosos... que ladran... esos pequeños que te ven... y en cuanto te ven... te examinan... y comienzan su númerito... y no los odio porque hagan ruido... o caguen la vida cuando miras con morbo a sus dueñas estando en su casa... pero es como... si ellos vieran algo en ti que un humano no puede ver. Tienen ese poder sobre natural.

Un perro... un perro te ve... te huele... y sabe... sabe que tan jodido tienes el interior... sabe instantáneamente... que clase de pendejo eres por dentro... un humano tiene que conocerte... a un humano tienes que llevarlo al cine un par de veces... comer... conocer a sus padres... y que pase el tiempo... que pase el tiempo y que haga tu vida miserable para... solo hasta ese punto sabes... que clase de pedazo de mierda eres. Pero un perro no... solo por mirarte, lo saben... y es por eso que odio a los perros pequeños... que ladran mucho... los grandes no.

A los grandes no. Los grandes no porque son más básicos. Su trato es más sencillo. "DYIAAA, voy a comerte... DAAAA... te destrozaré..." Los grandes son solo mierdas siendo mierdas... pero los pequeños no... son como un niño juzgándote. Un niño que dice "Sé que quieres cogerte a mi dueña.... guau guau... sé que no donaste para el TELETÓN este año... guau guau... Guau... sé que te reíste con esos chistes pendejos de Padre de Familia el otro día... guau guau..."

Pero de nuevo... en serio... ¿Quién jodidos tiene sexo en los baños de la Universidad? Ya de por si es horrible hacer la cosa para lo que se supone que están hechos... en ellos... con qué mentalidad vas y dices... claro... quiero poner mi grasoso ser que viene de jugar contra Borregos y perder... en tu blanco... pálido... casi lagartijezco y delgado ser aquí... en caliente... ya... sobres... en este espacio de 1 metro por 1 metro... con papel y vómito de abogado crudo... ¿¿¿???

Y ni siquiera un condón es lo más raro que llegué a ver en un baño... en un baño de la Universidad... o lo más tonto que alguien jamás ha pensado en un baño... en la Universidad.

Recuerdo una vez apenas y la hice para llegar a uno de esos pozos de perdición... bah! Que diablos... ya hace meses que no compro Lamisil de todos modos... hay que... hay que renovar el botiquín.

Y estoy en mi asunto... estoy sentado porque es del dos obviamente... mal pensados... e inspecciono el lugar... y estaba particularmente limpio... y con particularmente me refiero podía ver el suelo del lugar. Así que mi mirada se tuvo que concentrar en el bote de basura... y con ello su contenido... y... había un periódico... un periódico, no de esos gratis que dan de repente... por ahí, de vez en cuando... no. De esos que aún tienen la vergüenza de cobrarte por enseñarte una página entera "Calisia, la bomba de sexo colombiana que llegó a México a satisfacer sus necesidades".

Y pues yo estaba con las mías, no tan divertidas como las de Calisia, seguro... y lo primero... el primer pensamiento que me viene la mente es... lo juro... Necesito ese periódico... debo de agarrarlo... de ese insalubre... pestilente cubo de... ¿Quién se limpió el culo con un periódico? ¿Quién tuvo las bolas... para hacerlo?

Ya podía volver a escuchar al perro castroso ladrándome "Coprofílico... GUAU... degenerado bastardo... guau guau... DEPRAVADO GUAU GUAU!"

Gracias público, ¡Nos vemos! Son maravillosos... 

***

Si gusta ver mi debut en los escenarios de ladrillos rojos, siga con:
- Marcus J.K.

8 mar. 2015

Avenida Siempre Viva 742

No lleves mi mente al futuro. Ella suele ir a los lugares oscuros. A callejones solitarios. A calles infestadas. No hay punto medio.

No le des las posibilidades del futuro, lo aterrador del paso de los años. Solo dale el ahora, dale el tiempo en el que aún puedo hacer algo. En el cual aún puedo correr y alcanzarte más allá de la ciudad. Luego de avenidas y rascacielos. Allá por las montañas. Donde los ríos nacen y las nubes chocan. Donde no se puede ver más allá de tus propias manos.

Solo espero que, perdido, una salga de entre la niebla y alcance la mía. La estreche fuerte y la lleve más allá, adormeciéndola con ilusiones e historias, para luego despertar.

"Este es el futuro -dirá- y ni siquiera te has dado cuenta."

2 mar. 2015

Los libros quedaron abiertos y las polillas se comieron los cuentos

O "Facelift, eye surgery & blank spaces"

Ya han pasado meses... quizás años. Te miré a lo lejos y grité tu nombre. Tu apenas y volteaste y respondiste. Un hola apenas pronunciado. Amurallado. Perdido en dientes apretados.

- ¿Cómo está... ?
Ya habías dado la media, y caminaste como nunca. Una mirada a tu espalda revelaría más que lo que jamás lo haría una a tu frente.

¿Qué acaso siempre fuiste así... o has cambiado? ¿Yo he cambiado? ¿Siempre fuimos así? ¿Así de horribles... de vacíos; así de oblicuos? ¿Acaso te conocí realmente o nos rompimos de tal manera que al huir solo recogimos una parte de nosotros y eso es todo lo que actualmente nos queda? ¿Si quiera fuimos reales? ¿Teníamos tanto miedo de vernos a nosotros mismos, el uno al otro, que nos convertimos en lo que quería ver el uno del otro? ¿Fue real?

Siempre me sentí con la responsabilidad de cuidarte. Del frío. De la soledad. De Mariiam. De todos esos idiotas y de tu propia condición. ¿Acaso te respetas ahora en lo absoluto? ¿Que diría tu pasado yo de tu actual? ¿Diría algo de mí? ¿Me aceptaría? ¿Te aceptarías? ¿Recuerdas como hablabas de aquellas personas? ¿De esas actitudes?

Algunos piensan que son tus nuevas amistades ¿Fue así? Yo francamente no sé... no sé nada. No sé de ti, no sé de mí. De ella. De todos ustedes y de aquellos. Quisiera saber todo... u olvidarlo en lo absoluto.

He cambiado. Las acciones que he hecho. Las cosas que he visto. Estoy irreconocible... por eso quizás sea imposible ver todo igual... o quizás por eso no puedo reconocer.