26 ene. 2016

¡Aquí, allá, acá y acullá!

Cuando te encuentras en el estado mental adecuado y la conjunción adecuada de hechos coinciden en el mismo tiempo y espacio cualquier suceso puede despertar esa cadena de pensamientos, y con ello, hacer languidecer los minutos a horas.

Ataca desde las sombras de la rutina y a solo aquellos, maldecidos, lo suficientemente sensibles para escuchar sus aullidos desde más allá de las cavernas rocosas y oscuras del subconsciente.

Estar en la cocina y preparar los alimentos, y de entre las gavetas sentir el temblar de entre una de ellas. Se cruza la calle y los pies parecen sentirse más pesados conforme se internan más en la vía peatonal al parpadeante ritmo final de la luz de cruce. El tren parece sentirse más cerca, y las vibraciones son tan intensas que llaman a postrarse ante su magnitud reverenciando cabeza abajo ante su llegada. Estar en un edificio alto y observar la panorámica, envidiar a las palomas las cuales se dejan llevar al vacío y preguntarse como se sienten ellas con el viento en sus cuerpos.

Cuando era niño, y esto es verdad, le contaba a mi madre que de grande quería ser pescador. Quería ser dueño de mi propio bote y navegar, ya ni siquiera por el mundo, pero estar solo y mi alma en la inmensidad del gran azul. El plan era perfecto. Pescaría mi propia comida y vendería parte de lo atrapado en las redes. Por supuesto, guardaría lo mejor para mí y me divertiría con las curiosidades que me iría encontrando. Quizás habría monedas de plata u oro en el fondo marino. Con los años tendría una colección de curiosidades en mi camarote. Regresaría a la civilización solo para proveerme de nuevo de arroz, el cual acompaña muy bien al pescado, gasolina y demás cosas que fuese necesitando.

Recuerdo también que de cuando en cuando en el mundo de este sueño, me imaginaba batallando contra las olas y la tempestad, porque también son estas cosas que al mar acompañan. Me veía a mi mismo gritando y enloqueciendo ante su rugido, con imágenes que evocaban a las del clímax de "The Truman show", película que para mi corta edad ya había visto varias veces.

Me pregunto cuántos más enloquecen frente a las olas cuando escuchan su chocar en su barco, atrapados en medio de la tempestad. Cuántos más que me acompañan en mi día a día y en silencio quieren buscar de entre sus gavetas...

... se van entumeciendo en el tráfico...

... reverencían al ferrocarril...

... y encuentran envidiable a una simple paloma.

19 ene. 2016

No tienes porque usar ese vestido rojo esta noche

Hubo una temporada de depresión hacía ya algo de tiempo y fue una de esas fuertes como no lo había habido en mucho rato ya. No hice mucho durante esos días como lo era ya tradición, así que en una de esas pocas y a regañadientes veces que por fin acepté salir con mis amigos a tomar unos tragos. uno de entre ellos me habló a mí en particular y me retiró de la plática principal.

Me miró positivo pero no podía dejar de sentir un dejo de lástima en su semblante o quizás solo fuese yo, y me dijo:
- Yo sé lo que necesitas... y eso que es
- Eh... ¿?
- ... y eso que es es echar un buen polvo.
- Oh... lo dudo... seriamente.- y reí nervioso a su propuesta.- No eres mi tipo.
- Ah, chingado... si serás cagón!
- Haha, seamos solo amigos, no estoy tan ebrio.- y no lo iba a estar nunca.
- Tal vez no estás tan mal después de todo, sigues teniendo el sentido del humor pesado.
- Gracias. Lo tomaré como un cumplido.
- Mira... ten... este número...- dijo eso anotando un número en una hoja de papel recién cortada de una libretilla que tenía en su chaleco. Mi amigo era un hombre de esos que vivía de él y para sí mismo, así que vestía y hablaba como tal hombre se esperaría que vestiese y hablara.- ... solo te diré que trabaja muy bien.
- Oh... ok. Claro.
Me guiñó el ojo, tomé el papel de inmediato de su mano y cuando lo hice me pinto el dedo. Guardé el papel y en el bolsillo de la camisa. Imaginé, y con justa razón, que de no aceptarle el gesto en el momento, esta situación privada se tornaría convertiría en el tema de conversación.

Botellas se vaciaron una tras otra y la noche se transformó en mañana. Los humores de perfumes y desodorantes se pudrieron a amargor de cigarros y acidez de viejos borrachos.

Semanas de aislamiento pasaron y mi humor mejoró así como los días, y olvidé ese tiempo, así como lo hice ya con otros anteriores a ese. Era un día soleado de cielo despejado, como pocos en estos días, y hasta me sentí como todo un "adulto responsable", y pensé que "hoy es un buen día para lavar". Tomé los kilos, monedas y químicos me los llevé embolsados a la lavandería más cercana. 

1... 2... 3... 4 cargas y ya iba para la final. Descubrí, entre varias cosas, papeles higiénicos duros en bolsillos, pelusas, monedas, billetes chicos y recibos de restaurantes a los que sé que no regresaría, pero lo que tomó mas mi atención fue aquél número... y recordé qué aquél idiota me pintó el dedo aquella noche.
- Arturo cabrón.- pensé, pero rápidamente mi atención volvió a concentrarse en ese número y en la curiosidad que me daba "un muy buen trabajo". Tomé mi móvil... y agregué el celular a mi librería de contactos. Junté este y los demás papeles sin valor y los hice una bola, la cual arrojé a la basura y volví a mi ropa y los ciclos de lavado.

Esa misma noche, y ya en casa, en cama y leyendo con el computador móvil sobre mi regazo hice el repaso general y recordé aquella tontería del número. Pensé en algo tan sencillo... ¿y si realmente era un número de verdad... y solo era afán de joder? Releía y releía y mi mente daba vaivenes de tal a cual pensamiento ¿Hay manera de comprobar si era un número de verdad? Bueno, si, no imagino a Arturo negando la posibilidad de tener ese tipo de servicios. Le quité el bloqueo al móvil y actualicé la librería de contactos en la aplicación "Whatsapp". Se refrescó y ahí apareció. Su foto era de una baja calidad y las superficies se veían grumosas. Era una mujer joven, claramente latina, dentro de un vestido ajustado de una sola pieza, color rojo porque por supuesto, que le llegaba hasta la mitad de los muslos. La mujer se encontraba posando frente a un espejo, en una contorsión que podía mostrar toda su silueta, trasero, caderas y senos. Su estado decía:

Hace 3 horas
"Hoy servisio en colonia Jardines de Gpe apartir d las 10 interesados inbox emoticon devil emoticon devil emoticon wink"

- Já! Maldito Aturo, hahahaha. Bueno... muy sus asuntos.- reí para mi mismo. Bloqueé, lancé el móvil al mueble junto a la cama y en seguida dormí.

El año terminaba y de cuando en cuando revisaba la librería de contactos del "güats" solo para reírme un poco, con morbo católico, de los estados de aquella mujer, los cuales conservaban siempre el mismo estilo, picardía, sensualidad y mala ortografía, acompañados de fotos eróticas con su semi desnudo ocasional.
- Ese jodido Arturo- reía para mi mismo.

Hace 1 hora
"Todo aqul que me mande una captura de pantalla denunciando esta cuenta de face le paso videos hot mios cogiendo o tocandome emoticon angry emoticon angry emoticon angry"
El estado estaba acompañado de una foto de una cuenta de nombre ininteligible tanto por ortografía como por composición, con foto de perfil y de portada de un hombre claramente cholo y vigoréxico y una de una pared bandalizada con aerosol, respectivamente.

Hace 2 horas
"Servicio este fin con casa en escobedo emoticon wink pura gente seria y discreta inbox"

Hace 5 horas
"Quien sabe usar fotoshop aqui?? Que ponga cabezas en cuerpos peroq ue se vea realista NO DOY NADA A CAMBIO"

En su mayoría eran estados así, y no importaba realmente. Imaginaba historias al respecto. Me gustaba pensar en peleas entre clasemedieros y pobres, cholos y fresas con el mismo malgustismo batiente peléandose por tonterías, mujeres, dinero o todas las anteriores. Lo llegué a tomar como un ejercicio mental y algunas veces me llegaba a ejercitarme en el transporte público, de camino a casa, o nimiedades así, en los momentos del vacío del cotidiano.

Todo se mantuvo así hasta que un día el tono del cachondeo del negocio cambió radicalmente. Este estado duró días, no horas, como lo era por lo regular:

Hace 13 horas
"Esta temporada es de familia y yo sola no quiero estar sola ke tristesa emoticon crying emoticon crying emoticon crying no puedo"

Después, volvió a cambiar, solo para convertirse en un:

Hace 1 hora
"Estoy tan triste emoticon sad"
En una foto en blanco y negro, la muñeca de un delgado brazo con líneas, de seguro color rojo porque por supuesto, estas perpendiculares al correr de las venas.

Hace 4 horas
"Estoy tan triste emoticon sad"

Hace 14 horas
"Estoy tan triste emoticon sad"

9 de diciembre de 2015
"Estoy tan triste emoticon sad"

Y luego en un:

Hace 2 horas
"Alguien a qien acompañar estos dias???? emoticon stare emoticon crying Libre para dia ultimo"

Así pues, el ejercicio mental cesó. O al menos el tono de él. Esos estados y fotos duraron días y ahora mis pensamientos se volcaban en una madre soltera... o quizás fuese una familia pobre. Pensaba en chicas que se iban de casa a edad temprana para buscar su propio lugar en el mundo pero con los pocos medios para hacerse de ello mas, y con toda la crudeza posible, que sus propios cuerpos. Me vi tentado a escribirle un par de veces.

Los estados permanecieron. Involucrarme. No. Aunque quizás:

Hace 32 minutos
"Alguien con kien platicar?? Solo qiuero hablar un poco emoticon smile"

Quizás esa era mi oportunidad.
- Qué cliché sería salvar a una...- reí nervioso sin siquiera terminar aquella idea. Puse el móvil en bloqueo, tiré un suspiro y lo guardé en el pantalón, seguí con mis cosas.

Una vibración repentina y volví a revisar. 

Hace 10 minutos
"Todo aquel que me mande una captura de apntalla denunciando esta cuenta por falsa en face le paso videos hot mios cogiendo o tocandome emoticon angry emoticon devil"
Esta vez la foto que le acompañaba era una captura de pantalla, un nombre común de mujer con apellido nada impresionante con foto de perfil de una joven de cabello rubio pintado, esto obviado por las raíces en la cabellera, y una foto de portada de la misma chava en un grupo de 4 o 5, perdiéndose entre estas de igual aspecto y estilo barriobajero.

El pensamiento se apagó de golpe como la luz en la pantalla al bloquear. Tiré el aparato el mueble de cama y una nueva mañana comenzó.


Hace 6 horas
"Se que no es la manera de llevarlo pro no encuentro otra manera de llevarlo"
Manteniendo el estilo de la foto anterior, mas en cambio no era la misma. El correr de un brazo delgado, la muñeca y los cortes apenas ocultos en el blanco y negro de la foto.

Los ejercicios mentales terminaron ese día. Dejé el morbo.

Hace 3 días
"Se que no es la manera de llevarlo pro no encuentro otra manera de llevarlo"

Las fechas grandes fueron y y vinieron y los días soleados se estaban volviendo cada vez más comunes y los fríos menos fríos, lógicamente y como en cada año, claro.

23 de diciembre de 2015
"Se que no es la manera de llevarlo pro no encuentro otra manera de llevarlo"

Como las cosas deben de ser.

Hace 1 hora
"Servicio con casa en Apodaca solo hombres serios de verdad emoticon wink informes manden whatss"

Hace 20 minutos
"Jajajajjaja que sepan todos que le andas robando a tus clientes qe te falta mucho para ser una mujer como yo emoticon laughing emoticon laughing"

Ella volvió a sus estados comunes, de servicios aquí y allá, lo cual me alivió un poco. Ya con ello en mente y con la seguridad de varias semanas de no mostrar auto-flagelación le eliminé y ya no quise saber nada al respecto. Los cuentos mentales no terminaron, pero más bien cambiaron de punto de atención.

Me pregunto si Arturo le volvió a pedir alguno de aquellos buenos trabajos... y de ser así, si habrá notado algo raro en aquella mujer. Si habrá notado las líneas rojas en su brazo. Ese pensamiento también vino, y también se fue. Sigue viva, eliminé su contacto y eso es todo lo que importa.