1 mar. 2017

Las insolentes aventuras de Cristina Pacheco

La toma inicia con un primer plano de la señora Cristina Pacheco. A sus espaldas sobresaliendo del despeinado característico de la señora Pacheco y cruzando la calle, el Mercado Campesino Doroteo Arango cubierto de lonas desgastadas de izquierda a derecha y remolques y camionetas con huacales hasta el tope de sus cajas. 

- Hola buenas tardes. Y me encuentro el día de hoy en la delegación Temamaztlán, del Estado de México donde vamos a recorrer los pasillos del callejón de lo arcaico. El mercado Morelos, donde muchas de nuestras bellas y antiguas tradiciones de nuestro México resisten a los embates del tiempo. Acompáñenme.


El mercado luce limpio a la tenue luz que emerge de entre los tendidos de los puesteros, probablemente debido al apuro higiénico de los dueños de locales de tacos, tamales, pulque y jugos naturales. Se pueden ver animales de granja en pequeñas jaulas, más sin embargo de aspecto sano, juguetes de madera, adornos de cerámica para los interiores y exteriores del hogar y plantas exóticas y frutales en bolsas plásticas, listas para plantar.

- Buenas tardes, ¿cuál es su nombre?
- Mi nombre es Carlos Maximiliano de Jesús Dionosteromías Martínez Urbina
- ¿Y cómo le gusta más que le llamen?
- Aquí, en el mercado, me conocen como don Dono
- Bueno, don Dono. Pintoresco ¿A qué se dedica usted? ¿Qué hace usted aquí en el mercado Morelos?
- Me dedico a la fabricación de velas… de la manera tradicional yo hago velas para…
- ¿Qué tipo de velas? ¿Qué clase de velas hace usted?
- Pues mire, usted verá, yo hago velas de entierro principalmente pues… la que más se me vende, la que más se mueve. También tengo también para quinceañera, es también la andan pidiendo mucho los clientes, la vela regular, la blanquita chavalita, esa siempre se mueve, la de forma de flor, esa últimamente la están pidiendo mucho. Orita por la temporada, la vela para la corona de adviento, también… pues el negocio es mucho de por temporadas, verdad. Más que nada y también lo otro es…
- ¿Y qué temporada es la mejor para usted? ¿En cuál época del año le va mejor en el negocio?
- … pues como le digo, orita a finales de año pues, se mueve mucho lo que viene siendo la vela de la corona de adviento, me la están pidiendo mucho. La vela para el nacimiento esa… también, decorada últimamente se está moviendo mucho, en forma de angelitos. De noche buena.
- Me está diciendo usted que tiene velas decoradas, ¿qué vela es la más complicada de hacer para usted? 
- … pues vera usted, la de…
- ¿La vela la que se le dificulta más de hacer?
- … pues… verá usted… pues… las de forma de flor… como esta chavalita que tengo aquí a lado. Ésta en forma de Casablanca, me la andan pidiendo mucho para quinceañera mucho. Y si está… complicada de hacer.
- ¿Y cuánto tiempo tiene usted de hacer velas de este tipo? ¿Cuánto tiempo tiene en el…?
- VERA USTED YO TENGO… a mí mi padre me enseñó cuando yo estaba chavalito. Tenía yo, he de haber tenido unos…
- ¿Cuántos años tenía?
- 10, 8… años. Chavalito… que estaba.
- Parece una persona que guarda consigo, con mucho cariño, tradiciones y la cultura de nuestros antepasados, usanzas que últimamente han caído del gusto popular, ¿es usted comunista?
- Pues sinceramente no sabría decirte a usted. Desconozco… sobre eso, verdad. Del tema.
- ¿Cómo le ha afectado con los nuevos tiempos… la compra de la vela comercial… a usted al negocio?
- No pues, a veces… la gente pues… por necesidad, verdad… clientes de años… compran… pues, la opción más barata a veces, lo que es más que la puritita verdad. Se van por lo más cómodo.
- ¿Cuántos años tiene usted?
- 87… en un mes estaré cumpliendo yo 88. Chavalito, jajaja. 
- ¿Y cuál es la vela que se le vende más?
- Oh, pues, le decía yo, verá que… la de entierro más que nada… para cuando hacen sus…
- ¿Le ha afectado a usted al negocio? ¿Qué la gente ya no muera? ¿El seguro popular?
- ¿Cómo?
- ¿Cuántos años tiene vendiendo velas?
- Pues verá… unos…
- Veo que usa colores brillantes para el decorado de velas, ¿alguna vez se ha intoxicado con sales de mercurio o plomo?
- ¿Mercurio?
- ¿Y con el negocio? ¿Cuánto tiempo lleva usted en el local?
- Mire yo señora…
- Decía que vende velas de quinceañera, ¿vende velas a menores de edad?
- ¿Qué?
- ¿Les pregunta por su identificación?
- Señora. Le voy a tener que…
- Así termina… le agradecemos a Don Carlos la entrevista, muchas gracias.
- Y yo benditos que no tengo nada porqué agradecerle a usted señora.
- Y así, terminamos. Aquí le tomaré una velita. Muchas gracias.
- ¿Qué?
- Ese fue don Toño del Mercado Juárez. Agradecemos la entrevista que con mucha cariño nos ha brindado y así mismo, decidimos decir adiós a su negocio dónde las pasadas e innecesarias tradiciones pecan de inocencia y frugalidad frente al incontenible pasaje del tiempo y la inminente entropía del cosmos.

Tira la vela al suelo sin restarle importancia. La toma se disuelve desenfocándose en el gris de una pared de un negocio sin terminar de enjarrar del Mercado de Abastos Juan Charrasquiado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario